Archivo de la categoría: Blog

Maderas y vigas laminadas

Madera laminada encolada (MLE)

Características técnicas y propiedade

La madera laminada encolada  constituye un producto de aplicación estructural compuesto por láminas, normalmente de una sola especie de madera. Las láminas de madera se superponen y encolan entre sí por sus caras y en sentido paralelo a las fibras. Las especies más habituales para la fabricación de MLE son las especies de coníferas picea, abeto, pino y alerce, aunque también se pueden utilizar especies de frondosas como el haya, fresno, roble, castaño, eucalipto o chopo. Los requisitos de fabricación que deben cumplirse para la MLE están descritos en las normas UNE-EN 14080 y UNE-EN 386. La descripción de las Clases Resistentes de madera laminada encolada se recoge en la norma UNE-EN 1194.
madera laminada ebanistería y restauración

madera laminada de roble, ebanistería y restauración,

Para garantizar las propiedades de la madera laminada encolada son determinantes tres factores o puntos de partida: la madera aserrada o tabla como materia prima, la formación de lámina continua mediante unión dentada de testa y el encolado entre láminas.

Madera aserrada ⁄ tablas

Según la norma UNE-EN 386, para fabricar MLE hay que utilizar madera aserrada en forma de tablas clasificadas estructuralmente mediante clasificación visual o automática. En Alemania y España hay que tener en cuenta la norma de clasificación DIN 4074, según la cual se distinguen tres calidades visuales (S7, S10 y S13) y cuatro mecánicas (MS7, MS10, MS13 y MS17). Para maderas españolas habría que tener en cuenta la norma UNE 56544, que define las calidades visuales ME1 y ME2 aptas para fabricación de madera laminada. En otras regiones de procedencia habría que utilizar las normas de clasificación correspondientes.

La clasificación visual de las tablas destinadas a la fabricación de MLE se basa en la medición de parámetros relacionados con sus propiedades mecánicas: tipo y tamaño de los nudos, presencia de médula y anchura de los anillos de crecimiento, entre otros.

La clasificación mecánica se basa en la medición de propiedades como el módulo de elasticidad en flexión. Junto con el efecto de los nudos y la densidad, que puede ser determinada con otros equipos, permite conocer con precisión las propiedades mecánicas de la madera.

En todo caso, esta clasificación debe tener en cuenta cuál va a ser el modo de trabajo o comportamiento mecánico de las láminas una vez fabricada la madera laminada. Por ello, la normativa alemana y centroeuropea exige controlar la resistencia a tracción y el módulo de elasticidad en tracción, según la figura adjunta y el procedimiento que sigue a continuación.

foto

La experiencia obtenida a partir de ensayos, utilizando un modelo de viga sometida a flexión, permite calcular la resistencia necesaria de las láminas para la fabricación de MLE. Serán los valores de resistencia a tracción de dichas láminas los que determinan la Clase Resistente de la madera laminada de acuerdo a la norma EN 1194.

Resistencia a flexión de la madera laminada según EN 1194: fm, k = 7,0 + 1,15 * ft,0, L, k [N⁄ mm2] (Siendo fm, k: resistencia característica a flexión de la madera laminada encolada; ft,0, L, k: resistencia característica a tracción paralela a la fibra de la lámina).

Formación de lámina continua mediante unión dentada de testa

Además de garantizar unas propiedades mecánicas de las láminas -resistencia característica-, el proceso de empalme mediante unión dentada de las testas (denominado en inglés finger joint) tiene una gran relevancia en la resistencia mecánica final de la madera laminada encolada. Sin este proceso de formación de láminas continuas por medio de uniones dentadas no sería posible la fabricación de MLE para uso estructural.

foto

El empalme por testa mediante unión dentada de cada una de las tablas para formar una lámina continua debe realizarse de acuerdo a la norma EN 385. Según los valores de resistencia o Clase Resistente de MLE que se pretende fabricar, la unión dentada debe alcanzar determinados valores de resistencia a tracción o flexión. La resistencia de una unión dentada depende principalmente de la geometría del dentado y de la calidad de la ejecución en fábrica. Con las geometrías de unión dentada utilizadas habitualmente en Europa se pueden obtener todas las clases resistentes de MLE definidas en la norma EN 1194.

foto

Para realizar uniones dentadas estructurales pueden utilizarse adhesivos de tipo I y II según la norma EN 301. Estos adhesivos son capaces de garantizar la resistencia necesaria. Los adhesivos de tipo I son válidos para el encolado de madera que va a estar colocada en ambiente exterior o interior (clases de servicio 1, 2 ó 3) y los de tipo II sólo son válidos para clases de servicio 1 ó 2. La resistencia de la unión dentada puede determinarse mediante ensayos de tracción o de flexión de cara (ensayando la lámina como tabla, con la dimensión mayor en posición horizontal). Según la norma EN 1194 debe cumplirse como mínimo uno de los siguientes requisitos:

Resistencia a tracción: ft, j, k ≥ 5,0 + ft,0, l, k [N⁄ mm2] (donde ft, j, k: resistencia característica a tracción de la unión dentada; ft,0, l, k: resistencia característica a tracción de la tabla.

Resistencia a flexión: fm, j, k ≥ 8,0 + 1,4 * ft,0, l, k [N⁄ mm2] (donde fm, j, k: resistencia característica a flexión de cara de la unión dentada; ft,0, l, k: resistencia característica a tracción de la tabla.

La lámina continua ha de tener, según la especie de madera utilizada, un grosor final de 45 milímetros como máximo (para clases de servicio 1 y 2) o de 35 milímetros (para clase de servicio 3). Para la fabricación de elementos rectos de MLE de coníferas, el grosor de las láminas oscila normalmente entre 32 y 40 milímetros. La fabricación de piezas curvas puede limitar el espesor de lámina permitido a valores que define la norma de fabricación en función del radio de curvatura. Según la norma EN 386 la anchura de la lámina final depende de su espesor y de la clase de servicio, así, para un espesor habitual de 40 milímetros la anchura máxima admitida es de 300 milímetros (para clases de servicio 1 ó 2), aunque en la práctica los fabricantes no ofrecen piezas con anchura superior a 210 milímetros.

Encolado de láminas

El encolado de las láminas individuales que forman las piezas de madera laminada encolada también debe realizarse con un adhesivo conforme a la norma EN 301, teniendo en cuenta que debe aplicarse una cantidad de cola de al menos 350 g⁄m2 (para los adhesivos habituales). Además, hay que respetar la presión indicada por el fabricante de la cola (normalmente > 0,6 N⁄mm2). En lo que respecta a la orientación de las láminas en la MLE, hay que procurar que las caras interiores de las tablas (las que miran hacia el corazón del tronco) estén todas orientadas hacia el mismo lado. En la MLE para clase de servicio 3, las láminas externas deben orientar la cara interior hacia fuera (ver figura 1).

foto
Figura 1.

Composición de secciones y clases resistentes

La norma de fabricación de MLE (EN 386) distingue entre MLE laminada horizontalmente y MLE laminada verticalmente, precisando que las clases resistentes indicadas en la norma EN 1194 son válidas para la MLE encolada horizontalmente con un mínimo de cuatro o más láminas (ver figura 2).

Figura 2.
foto

En el caso de la MLE laminada horizontalmente, la norma EN 1194 distingue entre MLE homogénea y combinada. La MLE homogénea está fabricada con láminas de la misma calidad (todas las láminas pertenecen a la misma Clase Resistente) e igual especie de madera (o combinaciones de especies de maderas bajo la misma Clase Resistente). La denominación europea para la madera laminada homogénea es ‘GL h’ (‘BS h’, según la denominación austriaca). La MLE combinada está formada por una sección cuyas láminas interiores y exteriores son de calidades diferentes (en cuanto a Clase Resistente o especie), y su denominación europea se hace mediante las siglas ‘GL c’ (‘BS k’ según la denominación austriaca). Las láminas interiores de una pieza de madera laminada combinada son de inferior calidad que las láminas exteriores.

vigas laminadas de pino, ebanisteria y restauracion.

madera laminada de pino, ebanistería y restauración

Se plantea la pregunta de qué Clase Resistente de MLE de acuerdo a la norma EN 1194 se puede fabricar con las diferentes calidades de las láminas, definidas en capítulos anteriores para la madera aserrada (calidades S7 a MS17, ME1 ó ME2, o sus Clases Resistentes correspondientes). Las tablas siguientes, obtenidas a partir de la norma DIN 1052 y otras normas europeas equivalentes, indican la asignación de Clase Resistente para la MLE homogénea y combinada a partir de la calidad de las láminas clasificadas según la norma DIN 4074. La denominación europea se basa en las siglas GL, mientras que la denominación austriaca y alemana se basa en las siglas BS.

foto
Tabla M.11.a. Asignación de Clase Resistente de la madera laminada encolada a partir de láminas clasificadas estructuralmente según la norma DIN 4074.

Una asignación equivalente y más genérica se puede realizar si en lugar de calidades se establece la relación con las Clases Resistentes de madera aserrada correspondientes, según la siguiente tabla:

foto
Tabla M.11.b. Asignación de Clase Resistente de la madera laminada encolada a partir de Clases Resistentes de lámina.

Las clases resistentes más habituales en el mercado, suministradas por todos los fabricantes europeos, son las GL24h y GL28h (homogéneas) y las GL24c y la GL28c (combinadas). Las clases GL32 y GL36 sólo pueden fabricarse con láminas clasificadas mecánicamente y son poco frecuentes. La figura siguiente muestra dos secciones de MLE con estructura homogénea y dos con estructura combinada.

foto

Los valores característicos de las propiedades mecánicas para el cálculo estructural de acuerdo al Eurocódigo 5 o al Código Técnico de la Edificación para las Clases Resistentes arriba indicadas se obtienen de la norma EN 1194 según el siguiente resumen:

foto
foto

1) El valor característico de resistencia a tracción perpendicular en la norma DIN 1052 se supone de 0,5 N⁄ mmpara todas las clases resistentes.

2) El valor de resistencia a cortante por rodadura puede suponerse f R, k = 0,5 N⁄ mm2 para todas las clases resistentes.

3) Para los valores de rigidez característicos E 0,05, E 90,05 y G 05 son válidos los valores:

0,05 = 5⁄ 6 E 0, mean

90,05 = 5⁄ 6 E 90, mean

05 = 5⁄ 6 G mean

4) El módulo de cortante correspondiente al esfuerzo cortante por rodadura puede suponerse: G R, mean = 0,15 G mean.

5) Para la madera laminada encolada fabricada con láminas de calidades S10 ó MS10 según DIN 4074-1 se puede suponer pk = 410 kg⁄ m3.

Valores característicos de resistencia, rigidez y densidad para la madera laminada encolada homogénea según la norma EN 1194.

Resumen de consideraciones sobre la madera laminada encolada (MLE)

La vigas laminadas encoladas (EN 386) se fabrica de acuerdo a la norma EN 386 principalmente con láminas de madera de Picea, empleando sobre todo las clases resistentes C24 (GL24) y C35 (GL28) o equivalentes. Para elementos estructurales sometidos a esfuerzos mayores también se utilizan láminas clasificadas mecánicamente MS13 y en menor medida MS17 (BS18 ó GL36). Las láminas ensambladas con uniones dentadas suelen tener un grosor de entre 32 y 40 milímetros (para la fabricación de elementos rectos). La composición de la sección puede ser homogénea o combinada, de acuerdo a las definiciones de las normas nacionales y europeas. Los productos estandarizados en el mercado (viga recta, normalmente para construcciones de muros y cubiertas en viviendas) suele tener una anchura mínima de 60 milímetros hasta un máximo de 200 (en intervalos de 20 milímetros) y una altura de sección desde 100 milímetros hasta 1.300 (en intervalos de 20 milímetros). La longitud máxima estándar de la MLE es de unos 18 metros. Si se utiliza la MLE como producto de ingeniería para piezas de estructuras singulares, las dimensiones pueden ser por supuesto mayores.

pergola con vigas laminadas realizada por ebanisteria y restaurasion en madrid

El presente reportaje forma parte del documento ‘Productos de madera para la construcción: productos lineales y superficiales, propiedades, medidas y aplicaciones’, de Proholz Austria, elaborado por Gerhard Schickhofer (Escuela Técnica Universitaria de Graz – Austria, Centro de Técnica de la Construcción, Instituto de la Construcción en Acero, en Madera y Estructuras Laminares) y adaptado al castellano y a las normas españolas por Miguel Esteban Herrero y Manuel García Barbero. Editado por sason ben Horin, esta prohibido copiar y usar este articulo sin permiso de sason ben horin

Madera azul (escarabajo del género ‘Dendroctonus’)

 

escarabajo del género ‘Dendroctonus’

Hongo de la mancha azul

Madera tenida en azul por hongos

Que ciertos insectos atacan a los árboles y se convierten en plagas es algo conocido por cualquier campesino. Algunos escarabajos, por ejemplo, taladran la corteza y se alimentan de la parte interior del tronco, matando a los árboles. Lo que no es tan sabido es que algunos de esos devoradores no usan sólo las mandíbulas, sino todo un arsenal químico y biológico que los convierte en asesinos perfectos, auténticos ‘Terminators’.

Es el caso de cierta especie de escarabajo del género ‘Dendroctonus’, que vive en asociación mutualista con hasta tres tipos de hongos y una bacteria, a los que ‘utiliza’ para vencer las defensas del árbol, alimentarse y repeler a competidores indeseados. Porta todo ese kit de supervivencia en un habitáculo especial de su cuerpo llamado micangio y se traslada de un bosque a otro con su mochila de herramientas de supervivencia.

Ahora, además, una investigación publicada en la revista ‘Science’ ha comprobado que el arsenal de ‘Dendroctonus’ es todvía mayor de lo que se pensaba. Los investigadores han descubierto que la bacteria que convive con el escarabajo fabrica una molécula nueva para la ciencia, un antibiótico al que han llamado mycangimiycina y que mantiene a raya a ciertos hongos molestos para el escarabajo.

Importancia del mutualismo

Los autores de la investigación, liderados por Jarrod J. Scott, de la Universidad de Wisconsin-Madison, defienden que el hallazgo prueba lo importante que es ahondar en el estudio de las relaciones de mutualismo y simbiosis, pues siendo tan abundantes en la naturaleza es de esperar nuevas sorpresas. Además, en un sentido más utilitario, avisan de que apostar por ese campo de investigación es una «efectiva estrategia para localizar nuevos productos naturales biológicamente activos».

Pero volviendo a los pequeños protagonistas de esta posible revolución farmacéutica en ciernes, hay que recordar que, de momento, sólo han sido un problema. Las plagas de ‘Dendroctonus’ generan grandes pérdidas anuales a la industria maderera en Norteamérica y Centroamérica y España.

 

Desde hace años, por ejemplo, los bosques de coníferas del oeste de Canadá sufren los efectos de una plaga que ha cambiado el paisaje del verde perenne al marrón de las acículas muertas.

El escarabajo del pino de montaña ‘Dendroctonus ponderosae’, es un gorgojo de apenas medio centímetro, pero ha afectado ya a 70.000 kilómetros cuadrados de bosques sólo en la provincia de Columbia Británica, convirtiendo la plaga en una emergencia nacional. Se cree, además, que la abundancia reciente de inviernos cálidos ha permitido el avance hacia el norte de los insectos, a los que las bajas temperaturas mantenían a raya.

Compleja biodiversidad

Los científicos han completado el estudio de su comportamiento y han demostrado que ‘D. frontalis’ es sólo la «punta del iceberg» de una compleja biodiversidad que gira en torno a él: hongos y bacterias que crecen y mueren en asociación con él y que junto a él contribuyen a destruir los árboles en propio beneficio.

‘Dendroctonus frontalis’ cava galerías bajo la corteza de los pinos, en las cuáles deposita sus huevos para que las larvas se alimenten protegidas bajo la corteza.

 

El progenitor transporta esporas de un cierto tipo de hongo ‘Entomocorticium sp.’, que crece en el sistema vascular del pino alimentándose de las reservas del vegetal. Las larvas del escarabajo se alimentan a su vez no del árbol, sino de ese hongo. De modo que el escarabajo siembra en el árbol la comida de su prole. Otro hongo, ‘Ceratocystiopsis ranaculosus’, suele crecer en las galerías abiertas por el escarabajo y sirve de alimento a sus larvas.

Y aún hay otro tercer hongo, ‘Ophiostoma minus’, que ayuda al escarabajo a vencer las defensas del árbol, al impedir que este segregue resina para sellar las heridas y expulsarlo de su corteza. Lo increíble de la historia viene a continuación.

Resulta que este último hongo, ‘Ophiostoma’, aunque ayuda al escarabajo al abrirle la puerta del árbol, también es una molestia, porque compite con los otros dos hongos comestibles para las larvas de escarabajo y los desplaza con el tiempo, de manera que acabaría dejando sin comida a la prole.

Para regular toda la relación, el escarabajo porta en una cavidad situada debajo de su cabeza todo un reservorio de una bacteria del tipo actinomicética, que sólo habita en él. Esa bacteria produce una molécula nueva para la ciencia, un antibiótico que ataca al hongo ‘Ophiostoma’, es decir, el que no se come, y que apenas hace daño a los otros dos, es decir, los que el escarabajo sí se come.

Los científicos han comprobado que este antibiótico es 20 veces más dañino para el hongo ‘Ophiostoma’ que para los dos hongos preferidos por el escarabajo.

Aplicaciones farmacéuticas

El estudio tiene numerosas repercusiones. En primer lugar, muestra la complejidad del arsenal químico de un insecto plaga y puede ayudar a desarrollar métodos más eficientes para combatirlos. Además, alumbra todo un mundo de complejas relaciones entre macroorganismos y microbios en el que yace toda una inmensa farmacopea.

 

En un comentario al trabajo publicado también en ‘Science’, Mary Berenbaum y Thomas Eisner, de la Universidad de Illinois, señalan que puesto que hay 300.000 especies descritas de escarabajos en el mundo, y muchas de ellas desarrollan asociaciones mutualistas con hongos y bacterias, hay un campo enorme «para el aislamiento de productos naturales con funciones difíciles de prever».

Los autores señalan que hay que replantearse las cosas, ya que «la industria, actualmente, ha relegado la prospección del medio natural en busca de nueva sustancias por entender que ya ha sido suficientemente explorada, cuando se abre un campo inmenso por investigar».

Repercusión del estudio

Y no son sólo los escarabajos. Las hormigas cortadoras de hojas del género ‘Acromyirmex’ sólo se alimentan de un un hongo que cultivan sobre las hojas en fermentación que guardan en su hormiguero. Se trata de un hongo único que sólo existe en todo el mundo en el interior de los túneles que cava esa hormiga. Y esas hormigas llevan encima de su coraza una bacteria actinomiceta del género ‘Pseudonocardia’ que ataca a todo hongo no comestible que intente crecer sobre las hojas.

Berenbaum y Eisner titulan su árticulo ‘Bug’s bugs’, es decir, ‘Bichos de bichos’. Efectivamente, cuando se empieza a investigar el asunto, se descubre que todo es como esos juegos de muñecas rusas: primero está el escarabajo, debajo hay un hongo, después aflora una bacteria, que a su a vez hace salir un antibiótico…

Al final, una especie no es sólo una especie, sino todo un ecosistema. Por eso, recuerdan los autores, es importante frenar la pérdida de biodiversidad. Cada especie de insecto único que desaparece al destruir un bosque tropical puede ser la fuente de una molécula desconocida.

André-Charles Boulle

Los muebles de André-Charles Boulle siempre me han impresionado,con los años he llegado de restaurar muchos muebles ,cajas,y relojes de su estilo.( Aunque casi siempre fueron  imitación,de su trabajo realizados en el siglo 19) . Hoy cundo ya no están en moda ,y ademas es casi imposible conseguir legalmente el carey. estan condenados a desaparecer porque que ya no es rentable restaurar los. El otro dia me mando mi amigo Franz shefer que es el restaurador de arte en el  Museo Nacional Bavaro ,un video que se han realizado como se hacen este obra de arte,que aunque no es muy complicada requiere cocimientos en  Ebanistería ,Marqueteria,  grabado,dorado ,etc.André-Charles Boulle André-Charles Boulle2 André-Charles Boulle3 André-Charles Boulle4 André-Charles Boulle5 André-Charles Boulle6 André-Charles Boulle7

Transarquitectonica,la nueva obra de Henrique oliveira.

El escultor brasileño Henrique oliveira  que es uno de mis artistas favoritos  , y ademas tuve la suerte a visitar en persona  a su instalación  realizada por la sala de exposiciones parisina ,Palacio de tokyo . BAITOGOGO. Se vuelve a sorprender con la instalación mas grande que Oliveria haya realizado hasta ahora.

henrique-oliveira_transarquitectura_01

Instalada en el museo de arte contemporáneo  MAC USP ,Sao Paulo, Brasil . Se podrá visitar hasta el mes de noviembre.

La ultima obra del brasileño ,denominada transarquitectonica, inunda por completo la sala sorteando los pilares adaptándose a la forma de la misma.

Como siempre nos deja sin hablar.

henrique-oliveira_transarquitectura_19

henrique-oliveira_transarquitectura_03 - copia

henrique-oliveira_transarquitectura_04 - copia

henrique-oliveira_transarquitectura_05 - copia

henrique-oliveira_transarquitectura_06

henrique-oliveira_transarquitectura_07

henrique-oliveira_transarquitectura_08

henrique-oliveira_transarquitectura_09

henrique-oliveira_transarquitectura_10

henrique-oliveira_transarquitectura_12

henrique-oliveira_transarquitectura_14

henrique-oliveira_transarquitectura_15

henrique-oliveira_transarquitectura_17

henrique-oliveira_transarquitectura_18

Centro de Visita Caixa Forum, Madrid

En este edificio singular, situado en el cultural eje de Recoletos, ahora sede de Caixa Forum. Rehabilitado por el estudio de arquitectura suizo Herzog & De Meuron destaca por su sencilla belleza, tanto el espacio de visitas, la tienda y el pasamanos de la escalera. Pasamanos realizado en nogal turco y centenario (una madera rara y escasa, que por su rareza se ha empleado históricamente para la realización de culatas de rifles).

Los acabados en este centro de visita se realizaron con barniz de dos componentes debido al uso intensivo de los mismos por parte de los visitantes. Se ha elegido barniz de dos componentes de tipo satinado. Un punto a destacar es que el arquitecto insistió en mantener y conservar los nudos de la madera como una parte natural dela estructura.

 

20140629_135316 20140629_135356 20140629_135417 20140629_141656 20140629_142240 20140629_142951 (1) 20140629_142951 armarios hall caixa forum armarioshall caixa forum 2 cuerpo escaloeracaixa forum detalle mostrador caixa forum escalera nogal caixaforum mostrador caixa forum1 mostrador caixa forum2 mostrador principal caixa forum tienda caixa forum1 tienda caixa forum2 vitrina tienda caixa forum