Restauracion Bargueño español palisandro y carey

Los Bargueños en España

Su origen se remonta al siglo XVI. Mueble muy utilizado, puesto que las cortes reales eran nómadas y el escritorio resolvía muchos problemas. La primera influencia llega desde Italia.

A partir del siglo XVI, los escritorios españoles abandonan la decoración de talla figurada renacentista y la de taracea. Se tiende hacia una desornamentación influida por la arquitectura escurialense. Se incrementa la demanda de este tipo de piezas, para contener documentos, y se implantan tipos más sencillos. Aparecen los «escritorios planos». Un ejemplo de ellos es el que Juan Hernández realiza en 1609 para Alonso Sánchez, ujier de Felipe II.

Los escritorios de Salamanca

Los escritorios de Salamanca, son un tipo de escritorios de dimensiones más grandes que los anteriores, con los exteriores lisos decorados con chapas aplicadas de hierro y sustentados por estructuras de pie abierto. El interior contrasta con el exterior. El nombre proviene de la primera referencia del inventario de Francisco Herrero Campuzano con la denominación «de salamanca».

Durante el último cuarto del siglo XVI, hay un cambio de gusto. Se abandona la funcionalidad para resaltar lo puramente decorativo. Se utilizan materiales exóticos como el ébano y el marfil. Uno de los ejemplos de trabajo de ébano fue el studiolo de la Tribuna de los Uffizzi en Florancia. El gusto por este tipo de escritorios fue introducido en España por Felipe II. En su inventario aparecen varios ejemplos, alternando ébano, plata y marfil. En la galería del palacio de Valladolid halló Francisco de Mora tres escritorios de ébano boj y marfil

La palabra bargueño fue utilizada por primera vez por Juan Facundo Riaño, historiador del arte español, en el catálogo de Objetos Artísticos Españoles del Museo Albert and Victoria en Londres. Actualmente, la denominación de «bargueño» ha pasado a desuso y predomina más la palabra «escritorio». Se utiliza para designar un mueble de estructura rectangular con compartimentos en su interior. Está formado generalmente por dos cuerpos. El primero el escritorio en sí con una decoración profusa y cajoncitos, y un segundo que suele ser una mesa.

?Necesitas Restaurar un bargueño?

Somos Especialistas !!!

No tenemos subcontratistas, ni intermediarios, De esta forma ofrecemos una relación directa y personalizada para cada proyecto, buscando siempre la alta calidad y la excelencia.Para cualquier consulta o solicitud de presupuestos contacten con nosotros.

¿Desea descubrir más trabajos de restauracion de muebles? Visite esta página para ver más: Restauracion de Mubles

Bibliografía:

AGUILÓ ALONSO, María Paz, El mueble en España. Siglos XVI – XVII, Ed. Consejo Superior de Investigaciones Científicas y Antiquaria S.A

Ir arriba